Historia en Bicicleta

Don Bernardo debe rondar los 70 años, venía despacio en una bicicleta roja por la cicloruta de Ciudad del Río en dirección sur. Yo salía de mi casa en dirección noroccidente. Don Bernardo me hizo señas para que me detuviera y me preguntó: «Buenas, ¿si sigo en esta dirección paso al otro lado del río para ir hacia Suramericana?». Yo le respondí: «¡Le toca devolverse, pero si quiere nos vamos juntos que yo voy para Laureles!». Hoy me demoré más que de costumbre, pero en cada semáforo me iba haciendo amigo de Don Bernardo. Resulta que la bicicleta es de su hija que no se anima a salir en ella, así que hoy vio el día soleado y decidió seguir la cicloruta desde su casa hasta donde lo llevara y completar el circuito. Salió desde Suramericana, tomó San Juan y luego Palacé hasta Ciudad del Río. Tomamos juntos Las Vegas para pasar a La 30 con sumo cuidado porque no hay continuidad en la cicloruta. En La 65 con La 33 nos despedimos con la promesa de volver a encontrarnos. «¡Hasta luego Don Bernardo!», «¡Dios le pague joven!».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *