Bicicleta + Covid19 = Ciudades Diferentes

Es innegable que nuestras dinámicas cambiaron y seguirán cambiando, hicimos un alto en el camino que nos obligó a repensar muchas cosas, entre ellas las estrategias de movilidad actuales y futuras.
 
Los sistemas de transporte masivo, los cuales están diseñados para tener el mayor número de personas en el menor espacio posible, no pueden alcanzar su potencial porque es justo eso lo que menos se desea. Es acá donde la bicicleta y todos esos vehículos de micromovilidad personal cobran su importancia.
 
Así lo han entendido las personas, a tal punto que en este momento hay una escasez a nivel mundial de bicicletas ya que este vehículo está siendo adoptado para cubrir las necesidades de desplazamiento. Es tal vez la oportunidad que muchos amantes de la movilidad sostenible estábamos esperando para trabajar en pro de mejores ciudades.
 
Y lo que es mejor, las matemáticas y los hechos nos están dando la razón.
 
Gran parte de los desplazamientos que hacemos en las ciudades son menores a 5km, y cuando lo hacemos en horas pico y en vehículos automotores la velocidad puede llegar a ser de 11km/h tardándonos casi 30 minutos para ir de un lugar a otro. En Cambio, si este mismo trayecto lo hacemos en bicicleta, podemos demorarnos la mitad del tiempo.
Cicloparqueadero
Siguiendo con la matemática simple, un vehículo necesita de combustible para mover toda su masa que está por el orden de 1 tonelada, en dónde va generalmente 1 o 2 personas, eso quiere decir que se requiere de la energía suficiente para mover 1000 kilos más el peso de las dos personas. la energía requerida para mover una bicicleta o una patineta incluso eléctrica por lejos y sin hacer cuentas es muchísimo menor. Pasando lo anterior a números, vemos como, sólo en combustión, los 5 km en automóvil cuestan aproximadamente $1.150, pero en bicicleta convencional no cuesta y si es eléctrica cuesta $5-
 
 
Bogotá es la ciudad de Latinoamérica con el mayor número de viajes en Bici. Actualmente cerca del 7% de los viajes diarios se realizan en este medio de transporte y se pronostica que este número crezca en la “nueva normalidad”.
 
La decisión de la Alcaldesa Claudia López de hacer carriles exclusivos para bicicletas en épocas de pandemia fue muy criticada al principio pero ha demostrado su efectividad. Gracias al buen uso y gran aceptación por parte de los habitantes de esta ciudad ahora los diferentes proyectos de cicloinfraestructura han tomado un importante impulso y ya sí se ve una ciudad con proyecciones futuras donde el Peatón y la bicicleta se tornan en los actores principales de la movilidad..
 
En Bogotá se planean 280 nuevos kilómetros de ciclorutas y en Medellín ha tomado aún más fuerza la conexión de la ciudad y municipios cercanos de norte a sur el Valle de Aburrá a través de cicloinfraesctuctura.
 
Es hora de montarse en una bicicleta y que el sudor no sea una excusa, ya hay muy buenas alternativas eléctricas de bicicletas y patinetas. y creanme por experiencia propia se siente bastante bien!!!!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *