Historia en Bicicleta

Mi novio y yo terminamos de desayunar en un local de Ciudad del Río, salimos y nos despedimos con un breve y sutil beso. Una niña de 5 años aproximados, con pelo ensortijado, inmensas gafas de plástico y resorte está sentada con su madre en una banca cercana y se queda mirándonos. Mi novio pasa la calle para tomar un taxi y yo desaseguro mi bicicleta… cuando paso por detrás de la banca donde está sentada la niña, ella está volteada mirándome fijamente y al pasar me grita: “¡Me gustan tus gafas y tu casco azul!” ¡Definitivamente la belleza y la falta de prejuicios están en los ojos y en el corazón de quien mira!

#hagameelhpfavor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *